Pays d’origine : Honduras

Profession : Avocat

Causes défendues : Avocat en droit du travail et engagé en faveur des droits de l’Homme, il a participé à la création de plusieurs groupes d’avocats engagés contre l’impunité et les détentions arbitraires notamment après le coup d’état de 2009. Il a fait partie du Comité en charge de la protection des avocats menacés du Barreau du Honduras.

Avocat et arbitre, David Díaz est diplômé d’un master en droit international et droits de l’Homme. Il a développé une longue expérience en droit de la sécurité sociale et exerce en qualité de chef du département juridique d’une institution publique depuis 10 ans. Il a également exercé en droit commercial, droit maritime et droit administratif et fût directeur associé d’un célébre cabinet d’avocats du Honduras. En tant que défenseur des droits de l’Homme, il a en particulier participé à la création du groupe des avocats contre le coup d’Etat en 2009 et participait auparavant à l’Organisation des avocats pour la Justice; collaborant notamment avec l’Observatoire Oecuménique pour les droits de l’Homme.

Il fût membre de la Commission permanente de Sécurité du Barreau du Honduras dont les missions sont d’élaborer et mettre en place des mesures de protection et de sécurité pour les avocats en situation de risque. En 2016, il participe à la caravane des juristes de Colombie, une mission internationale qui vise à analyser la situation des droits de l’Homme en Colombie. Lors de la création de l’éphèmère “Conseil national de protection des défenseurs des droits de l’Homme” au Honduras, il est nommé expert avant d’être subitement destitué a l’instar de tous les autres membres de ce Conseil. Comme de nombreux avocats du Honduras, David Díaz est régulièrement menacé et ne peut exercer librement sa profession que dans la crainte perpétuelle de se voir inquiéter par les autorités ou par des groupes appartenant au crime organisé. Depuis le coup d’Etat de 2009 en effet, les avocats ne sont plus seulement et principalement ciblés par des groupes criminels, mais également par les pouvoirs publics lorsqu’ils se saisissent d’affaires concernant les droits de l’Homme et les évènements de 2009.

Mobilisation internationale.

Le 24 janvier 2016, la Journée internationale des avocats en danger était consacrée à la situation des avocats au Honduras (lien).

L’OIAD suit avec attention la situation des avocats au Honduras et s’avait notamment mobilisé après l’assassinat de l’avocate Miriam Mercedes Izaguirre Del Cid le samedi 20 août 2016 par plusieurs hommes armés non-identifiés, en plein jour et à proximité immédiate du Palais de Justice de la capitale du Honduras, Tegucigalpa.

Pour aller plus loin  :

 

 

 

 

 

Communiqué des rapporteurs spéciaux sur la situation des défenseurs des droits de l’Homme des Nations-Unies et de la Commission interaméricaine des droits de l’Homme Rapport sur la situation au Honduras de la Journée 2016 de l’avocat en danger Rapport sur la situation des droits de l’Homme au Honduras de la Commission Interaméricaine des droits de l’Homme Publication du 20 août 2016 de l’IDHAE sur le Honduras

Situation des avocats au Honduras.

Le Honduras – qui compte environ 18 000 avocats membres de la Honduras Lawyers Association – continue de constituer l’un des pays les plus dangereux au monde pour la profession. L’Observatoire Mondial des Droits de la Défense et des violations des droits des avocats de l’Institut des droits de l’Homme des Avocats Européens (IDHAE) recense ainsi plus de 9 avocats assassinés au Honduras depuis le 1er janvier 2016, dont 4 depuis le 9 août dans la seule ville de Tegucigalpa. Depuis 2010, plus d’une centaine d’avocats ont trouvé la mort dans ce pays, assassinés en raison de l’exercice de leur profession. Le Commissariat pour les droits de l’Homme au Honduras recensait 89 assassinats d’avocats entre 2010 et mars 2015, plus de 90% de ces meurtres sont restés impunis. De nombreux autres actes de violences ont été recensés contre des avocats, parmi lesquels des menaces, dirigées contre l’avocat ou sa famille, des agressions et des enlèvements. Selon le rapport 2015 de la Commission Interaméricaine des droits de l’Homme, les efforts et les moyens déployés par les autorités du Honduras pour protéger les professionnels du droit restent largement insuffisants et ce malgré l’adoption d’une loi le 15 avril 2015 sur la protection des défenseurs des droits de l’Homme, des journalistes et des auxiliaires de justice.

L’absence de mise en place de programmes spécifiques de protection pour les acteurs de justice par les autorités a été régulièrement dénoncée par la Commission interaméricaine des droits de l’homme. Tous réclament de l’Etat la mise en place des mesures nécessaires à la protection de leur intégrité physique et morale.

 

Entrevista a publicar con motivo del 10 de diciembre día internacional de los derechos humanos

Abogado: David Israel Díaz Hernández  (Honduras)

  • Breve exposición de su andadura como abogado defensor de los Derechos Humanos y breve exposición del colectivo con el que se ha unido para esta lucha.

R./ Empecé mi trabajo como abogado defensor de DDHH desde los tiempos en que estudiaba en la Facultad de Derecho, sin embargo fue a raíz del golpe de estado en 2009 que me involucré de forma más directa y organizada, a priori, con el Colectivo de Abogados contra el golpe de estado y, a posteriori, con varias ong’s a las que brindé mi colaboración pro bono, sobre todo en capacitaciones sobre defensoría de DDHH y procuración judicial y personamiento in situ en casos de detenciones masivas e ilegales por parte de instituciones de seguridad gubernamentales en contra de ciudadanos y ciudadanas que ejercían su derecho a la protesta en el marco del golpe de estado y post golpe. Posteriormente fui convocado por parte de algunas autoridades del Colegio de Abogados de Honduras, especialmente por el expresidente del mismo, para conformar una Comisión de Seguridad y Protección contra abogados y abogadas en situación de riesgo. Lastimosamente la Comisión fue desintegrada a raíz del cambio de Junta Directiva en el CAH. También formé parte del Consejo Nacional de Protección de DDHH, pero fui convocado solamente un par de veces, no he sido convocado de nuevo, supongo que ya no formo parte del mismo, a pesar de las explicaciones que he remitido mediante correos electrónicos.

  • ¿Cuál es la situación de la abogacía en Honduras y en particular, a qué tipo de amenazas se enfrentan los abogados hondureños en el ejercicio diario de la profesión?

R./ La situación de la abogacía en Honduras es de absoluta precariedad y riesgo, como muchas otras profesiones y oficios en Honduras, debido, sobre todo, a la inseguridad, a la criminalidad, a la impunidad, a la desigualdad, injusticia, falta de respeto y, prácticamente, a la inexistencia de un verdadero estado de derecho. Los profesionales del derecho en Honduras nos enfrentamos a dificultades variadas tales como inseguridad jurídica generada desde las mismas instituciones que están constituidas para edificar el estado de derecho en el país, es decir desde las mismas instituciones pertenecientes a los organismos jurisdiccionales, siguiendo hasta la real amenaza que supone defender a víctimas de violaciones a DDHH por parte de sectores interesados en la explotación de recursos naturales, negocios a gran escala y políticos corruptos, ahí radica el mayor problema del país en contra del ejercicio de la abogacía: la corrupción, el crimen organizado, la impunidad y la inseguridad jurídica. Tampoco debemos olvidar que, conjuntamente a lo ya expuesto, se encuentra en un lugar privilegiado, como conformando una trilogía inseparable: el crimen organizado se ha infirltrado a los más altos niveles en el país.

  • ¿Cómo ha cambiado la situación de la profesión tras el golpe de Estado que tuvo lugar en junio de 2009?

R./ Ha empeorado. Podemos distinguir la historia reciente de Honduras en dos etapas: antes del golpe y después del golpe. Antes del golpe la situación para los abogados era difícil, como ejemplo, puedo decir que entonces los profesionales del derecho corrían riesgo de perder sus vidas si servían como asesores, apoderados o representantes legales de personas dedicadas al crimen organizado y exclusivamente en los casos que sus peligrosos clientes considerasen que los abogados o abogadas habían cometido algún tipo de engaño en contra de sus intereses; después del golpe de estado, el peligro de perder la vida para los profesionales del derecho se extiende principalmente a aquellos que defienden también los derechos humanos y que defienden a los defensores de derechos humanos que no son profesionales del derecho, tales como campesinos, estudiantes, maestros, sindicalistas y personas pertenecientes a la oposición. Se ha criminalizado la protesta, se ha parcializado la justicia y los operadores de justicia, puedo dar otro ejemplo: el estado, a través del gobierno, siempre ha mantenido la tesis de que las movilizaciones de protesta violentan el derecho constitucional de la libertad de movilización de la ciudadanía y, fundamentados en eso, han ejecutado desalojos utilizando la violencia policial y militar en forma desproporcionada en contra de civiles, en claro y brutal contraste, la autoridad estatal ha concesionado las carreteras del país autorizando el pago de peaje por las más importante vías de acceso interurbanas en el país y la población civil ha invocado la misma normativa constitucional contra el  cobro del peaje para hacer valer el derecho a la libertad de movilización que el mismo gobierno ha invocado contra las manifestaciones, contradictoriamente la policía y el ejército, por órdenes del órgano ejecutivo de gobierno, han desalojado violentamente y han arrestado a los manifestantes en contra del peaje, violando los derechos humanos de todo tipo de ciudadanos, hombres, mujeres, sacerdotes y personas de la tercera edad.

  • ¿Qué apoyos institucionales encuentran los abogados a nivel nacional?

R./ Ninguno, tal vez existan algunos pocos que probablemente desconozco. Se ha pretendido que la Ley de Protección a los Defensores de Derechos Humanos es un gran avance en esta materia por parte del gobierno, pero como parte que fui del Consejo Nacional de Protección, del cual fui tácitamente excluido, puedo manifestar que los avances que ha habido existen solamente en el papel, es una construcción ideal y utópica, es un maquillaje superficial. Mi más grande crítica es que el Consejo ya estaba constituido cuando ocurrió el asesinato de Berta Cáceres y nunca nos convocaron ni antes ni después de ese vil acontecimiento. El consejo no se manifiesta contra la impunidad de ese y otros tantos casos más, manifiestan que los hechores están siendo judicializados, pero no dicen nada respecto a los autores intelectuales del crimen. Eso es lo que siempre sucede en Honduras: nadie es responsable de tantas muertes y cuando hay presión internacional por algún caso emblemático, solamente se arrestan a los participantes materiales del hecho delictuoso, pero nunca a quienes se han realmente beneficiado de los ilícitos. Nunca nadie arresta ni judicializa a los autores intelectuales ni a los beneficiados por un crimen de ese tipo. Lo mismo sucede con los casos de corrupción, etc.

  • ¿Cómo cree que puede contribuir la comunidad internacional al apoyo y acompañamiento que se precisan para hacer frente a los principales desafíos y amenazas?

R./ Lastimosamente la comunidad internacional, o sus posicionamientos o exigencias de cumplimientos, han incidido muy pobremente en esta problemática, pues las autoridades gubernamentales se limitan a, para el caso, legislar lo que después deviene en simple documentación sin ningún cumplimiento ni vinculación legal; sirva como triste ejemplo la Ley de Protección a los Defensores de Derechos Humanos o el lamentable posicionamiento del máximo organismo nacional en ejecución de la ley: la negación de la Corte Suprema de Justicia en cumplimentar la sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso López Lone y otros. Considero que la comunidad internacional muy bien podría contribuir e incidir en resolver esta problemática mediante un verdadero compromiso y voluntad de incidir en la voluntad de los actores políticos sobre quiénes está la responsabilidad de hacer justicia en Honduras y quiero ser más explícito: los organismos internacionales, especialmente los que tienen más incidencia política, como la Unión Europea, Taiwán o el gobierno de los Estados Unidos habilitan fondos para ayudar al estado hondureño en muchos sectores pero no exigen suficiente transparencia en el manejo de los fondos, no exigen el uso adecuado de esos fondos en los sectores de justicia y respeto a los DDHH, no exigen resultados visibles, no es un secreto que en Honduras se violentan los DDHH de la población en general y de algunos sectores en particular, y eso es inconcebible e inaceptable. Vivimos en un país en que no se puede disentir, en un país en el que no se puede decir la verdad, en un país en el que no se puede luchar por una causa justa porque todo eso puede ser causa para ser discriminado, amenazado, marginado hasta que alguien se muera de hambre por falta de trabajo digno, perseguido o, incluso, asesinado.

  • ¿Qué tipo de apoyo crees que debería ofrecer un mecanismo como el Observatorio Internacional para la Abogacía en Riesgo a fin de ofrecer un apoyo y acompañamiento que sea útil y efectivo?

R./ Inaugurar una oficina del Observatorio Internacional de Abogados en Honduras, mantener contactos en el país, hacer incidencia de la situación de Honduras a nivel de los propios países en los que se tenga presencia, programar acciones públicas para presionar a las autoridades, presionar a los gobiernos de los países propios para que exijan y demanden acciones concretas y resultados al gobierno hondureño, no solamente actuaciones oficiales, promulgación de leyes y eventos mediáticos sino la implementación de una verdadera política de protección de los derechos humanos y a los defensores de derechos humanos.

Publicités